fbpx

Eva Millet: ” Nos estamos cargando el tiempo de la infancia, el tiempo de juego”

Eva Millet nos llama la atención sobre la importancia del tiempo de juego y aburrimiento de niñas y niños.
De considerar el papel de padres y madres en la sobreprotección de las experiencias de nuestras hijas e hijos.
Siguiendo con esas llamadas, podemos observar que queremos tanto (y nos preocupa) que se preparen para la vida que les robamos su infancia y pensando que avanzan más si delegamos su cuidado y atención.
Pensamos que la educación es más importante como preparación profesional que cómo crecimiento vital.
Los valores humanos universales pasan a segundo plano cuando la presión social por la imagen de éxito es tan elevada. Y nos resistimos a abandonar nuestras posiciones sociales y dejar que su vida sea auténtica y arbitraria.

Necesitamos controlar más para dirigirles a un estado de confort en un entorno cada vez más cambiante e incierto donde será más importante su capacidad de imaginación, relación y adaptación que todos los conocimientos preventivos y caducos que pretendamos insertarles.

Nos olvidamos del aprendizaje en los aspectos más importantes de la vida:
El respeto y apoyo mutuo, el juego, la autonomía, la creatividad, el amor incondicional, la empatía, las relaciones sanas, las emociones, la ilusión, los sueños, la inocencia, la capacidad crítica, la libertad, la actividad física sin competición, la alimentación sana, la meditación y encuentro con una misma, la serenidad, la energía y pasión, la confianza y autoestima…

NOTICIA:

Eva Millet: “Nos estamos cargando el tesoro de la infancia, el tiempo de juego”

La experta vincula la hiperpaternidad con la generación blandita

Faro de Vigo. 22.09.2019

“Los niños hoy no tienen tiempo para aburrirse, ni para jugar. No tener tiempo es un símbolo de estatus porque todo está planeado. Esto satura los sentidos de los niños. Yo recomiendo que los niños se aburran para que creen. Los niños encontrarán qué hacer. Nos estamos cargando el principal tesoro de la infancia: el tiempo para el juego”. Esta fue una de las ideas que trasladó la escritora y periodista Ana Millet al público del FARO IMPULSA ayer a través de su conferencia “¿Niños perfectos o niños felices? Consecuencias de la hiperpaternidad”.

Para entender este último término, aclaró que los hijos de los hiperpadres o hipermadres son los niños consentidos de toda la vida con factores extras como la ansiedad de los padres y la presión para que el pequeño triunfe. De ahí, que los apunten a mil y una actividades extraescolares con el fin de lograr el éxito, que destaquen como estrellas precoces o de adultos. Como consecuencia, “cada vez los niños hacen más cosas y más pronto; tienen desde pequeños todas las tardes ocupadas con un sinfín de extraescolares. Hacer actividades extraescolares está muy bien pero con cierta medida”.

Reconoció que “ayudan a conciliar” la vida laboral y familiar, pero como contrapartida ocupan todo el espacio de ocio de los pequeños: “Estamos matando la curiosidad, las ganas de aprender”. “Más parque y menos actividades extraescolares”, defendió.

Para comprender el alcance de la reducción del tiempo de juego, puso un anuncio audiovisual en el que se le preguntaba a reclusos norteamericanos cuánto tiempo tenían al día para salir al exterior, al patio. Señalaban que dos horas y que eran las mejores de la jornada. Ante la cuestión de qué sucedería si se las disminuyeran a una, apuntaron que sería una desgracia para ellos y que la supervivencia en el penal se les haría muy ardua. Llegado ese momento, los entrevistadores les dijeron que había un grupo poblacional con menos tiempo que ellos de recreo: los niños. En el remate, se proponía que los pequeños tuviesen tiempo para jugar, para ensuciarse, ya que el anunciante era una marca de detergente.

Ana Millet opinó que “la hiperpaternidad ve el juego como una pérdida de tiempo. ¿Para qué jugar si el niño puede aprender en ese tiempo chino o inglés? Las hipermadres o hiperpadres no se dan cuenta de que el juego es clave para el trabajo en equipo, la sociabilidad, la adaptación a la frustración y la tolerancia”.

La experta indicó que, entre las consecuencias de este modelo, se encuentra un alto estrés familiar que afecta al bienestar. Los niños hiper, por su parte, son también conocidos como la generación blandita o copo de nieve porque han sido “criados haciéndoles ver que eran el centro del universo sin pedirles nada a cambio”.

Estos niños hiper, especificó, se caracterizan por recibir una atención excesiva, obsesiva. “Los padres revolotean alrededor del niño que es el rey sol, que crece sabiendo que es el centro; está en una especie de altar doméstico. Ahora se rinde culto al descendiente. Antes, las casas estaban llenas de fotos de los abuelos, bisabuelos, que hoy han desaparecido para ser sustituidas por las imágenes de los niños haciendo cosas o de sus dibujos. Es un nuevo culto al descendiente”, observó.

Autonomía, sobre todo

Otras características de este tipo de niños es que los padres les van resolviendo sistemáticamente todo lo que deberían en teoría solventar los pequeños. Por ejemplo, hacer los deberes. “Ahora, madres y padres hacen siempre los deberes con sus hijos de forma sistemática. Está bien ayudarles pero si sistemáticamente les dices que vas a hacer los deberes juntos les estás impidiendo que adquieran autonomía. Les das a entender que sin ti no pueden hacerlos cuando todo estudiante necesita autonomía”, agregó.

Eva Millet también habló de la sobreprotección que ha llevado a convertir a los pequeños en “seres intocables, a los que ni los profesores les pueden decir nada”.

Para esta periodista y escritora, se ha extendido entre la sociedad una suerte de aforismo -al que tildó de neuromito- que señala que “de los cero a tres son los años más importantes” como si después de ese límite el aprendizaje y la adquisición de capacidades quedasen mermados o anulados. “Esa frase pone muy nerviosos a los padres que empiezan a oír una voz que les dice: Mételo en inglés, en chino, en música…”.

Reconoció que “el futuro será complicado, pero para prepararlos para un futuro incierto tenemos que educarlos en el carácter trabajando cosas como la paciencia, esfuerzo… Herramientas básicas que se están olvidando”, al igual que palabras mágicas como “gracias, buenos días o por favor” que, según Millet “abren más puertas que ir a inglés”.

La experta también recomendó dejarles de preguntar todo (hasta si quieren dejar el pañal o lo que van a comer) porque “la familia, aunque no ha de ser una dictadura, ha de ser una jerarquía para guiarlos según nuestras propias normas”.

Una magia que se pierde

Esta aseveración está conectada con otra de sus opiniones vertidas en el Foro: “Nuestros hijos no quieren tener unos padres perfectos, necesitan padres que les pongan límites para que ganen autonomía”.

Por último, indicó que buena parte de la culpa de la situación de superprotección actual se debe al sistema económico. “Hay una oferta brutal en el mercado para conseguir un hijo a la carta nutrido de conocimientos y del concepto de experiencias mágicas. La infancia ahora ya no es lo suficientemente mágica”, lamentó. De ahí, que haya familias que hasta pidan créditos para ir a Laponia para conocer a Papá Noel. “En el fondo, apuntó, lo que más les gusta a los niños es estar toda una tarde con sus padres”.

 

https://www.farodevigo.es/sociedad/2019/09/22/eva-millet-cargando-tesoro-infancia/2174433.html

 

Si te ha gustado puedes compartirlo para inspirar a las personas que tienes en tu corazón y en tu mente.

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on pocket
Pocket

Últimas publicaciones en vida despierta de ariwake

Abrir chat
1
¿Cómo podemos ayudarte?
Powered by
X